Alba Aparici

Ella encuentra la inspiración de la naturaleza, en la observación de su entorno más próximo de donde rescata semillas, huesos, trozos de madera … y los convierte en pequeñas esculturas de metal, tal vez con la intención de preservar esa belleza efímera más allá de su propio tiempo  vital.

Ella es como sus piezas, pequeña, de apariencia frágil, bella, y a su vez con la misma resistencia, Alba Aparici es un joya que esta puliéndose día a día y que con el paso del tiempo brilla por si sola.

Esta terminando sus estudios en la Facultad de Bellas Artes de Altea, y a punto de saltar al nuevo mundo, no sé si a conquistarlo o a dejarse conquistar, aunque intuyo que a dejarse conquistar.  Observadora innata, seguro que usa su estancia en México como fuente de inspiración para algún nuevo proyecto, un año da para mucho y pensando en su metodología creadora más.

Lluvias de abril, es el nombre de la pieza que presenta en La casa negra, una semilla de semillas que en primavera brotarían en su habitad natural, en este caso se ha convertido en una simiente que da su fruto desde la observación y la admiración que provoca convertida en una joya, un colgante para darle una nueva vida, aunque sin duda es tan delicada que en cualquier espacio es un placer observarla. Por que es tan pequeña que hay que detenerse y analizar sus formas, sus recovecos, no se deja descubrir en un simple golpe de vista, se deja conquistar con la observación, el detenimiento que termina transformándose en una admiración. Como su creadora.

Muchas otras lluvias de abril vendrán, pero pocas como la que Alba Aparici ha traído a La casa negra en esta edición de primavera.

A.Bauduc

Alba Aparici Latón 2,5 x 2,5 x 4,5 cm  2014

Alba Aparici
Latón
2,5 x 2,5 x 4,5 cm
2014

Anuncios