Como moscas en el agua II

Su mundo se fragmenta por la pérdida de sus afectos pasados y futuros. Cuando Ofelia sucumbe en una espera eterna, al aspirar a un amor imposible por el que lucha, necesita volar. Necesita su libertad, que no es otra que su amor.

El mundo de sus creencias es más fuerte y válido que la realidad, donde no es más que un ser de paso. Incapaz de cambiar su mundo opta por cambiarse a sí misma. Asume su muerte como una despersonalización y un renacimiento de otro ser, un viaje a lo desconocido.

Incapaz de vivir en un mundo seco, frío árido y quebradizo convierte al agua en su elemento, a la muerte en su forma de vida, a flotar en su forma de partida.

Cuando flotar y morir se hacen uno, se complementan y combinan, logran formar un solo ser. Yo, tu, todos.

Matilde Gómez Osuna

 

como moscas en el agua II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s