David Segarra

EL AMOR, EN TRES PASOS

 

PRIMERO: RECONOCER EL AMOR EN TÍ.

Aprenderme el color de tus ojos de memoria. Dibujarte con todo detalle. La pasión, ¡Oh! Explosión de color. Líneas cerradas, y tus brazos alrededor de mi pecho. Nuestro olor, en cada exhalación. Localizar tu silueta, perdida en el acto sexual. Medir con la lengua los suspiros, y materializar el deseo en cada golpe de fuego. Una estaca certera, nuestras manos firmes.

 

SEGUNDO: DESPERTAR EL AMOR EN MÍ.

Seguir tu mirada hasta dentro de mis pupilas: encontrarme, confundirme, volver al puerto de origen aturdido. ¿Por qué te necesito para despertar el amor en mí? La pasión se aúna al respeto, a la dedicación, a la pleitesía. La seducción pasa al torreón emocional, y el detalle le gana la batalla a la forma, creando un mapa de oro hacia la ruta salvaje.

 

TERCERO: SER EL AMOR.

Te imagino. No me importa tu materialización física, pues me conformo con amarnos, a ambos. Soy el amor, y tú eres el amor. Las líneas son sólo helicoides de emoción que forman garabatos, en la idea de energías direccionales. No nos dibujo a nosotros, sino al Universo. Porque cada vez que nos amo, sé cuál es mi inicio, y mi fin. Y huele a tierra mojada y hojas descompuestas.

David Segarra

segarra-6 segarra-11

Un pensamiento en “David Segarra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s